Apoteosis en el velódromo

A estas alturas, nadie duda de que el 2020 está siendo el año de las sorpresas. Y esa frase se puede aplicar prácticamente en cualquier sentido. En este caso, el Club Ciclista Meruelo protagonizó la semana pasada en Tafalla un idilio que duró tres días con el velódromo en unos Campeonatos de España de Pista que la estructura cántabra no olvidará con facilidad.

Cierto es que las pruebas se disputaban en selecciones autonómicas, pero las corredoras del club sobresalieron de forma espectacular. Bajo la premisa ‘aprender, mejorar y disfrutar’, parte indispensable de ese #seguimossumando que los Río Miera-Cantabria Deporte y Río Miera-Meruelo hacen suyo durante el año, se presentaron en el ‘anillo’ navarro Carolina Esteban como sub23 y las junior Eva Anguela, Ania Horcajada (ambas con Madrid) y Ainara Albert (Com. Valenciana), además de la piloto de tándem Irene Méndez como elite.

El premio principal para quien quiere ser ciclista es la sensación del trabajo bien hecho. Pero cuando los resultados acompañan es evidente que todo sabe mucho mejor. Ahora, con un poco de perspectiva, Eva Anguela lo analiza y tiene pocas dudas: “Fue un campeonato redondo. La persecución individual ya fue una sorpresa, no esperaba hacer ese tiempo ni de lejos. Fue una gran forma de empezar”. Y tanto. Siete medallas de oro -500 m CRI, Keirin, Persecución Individual, Scratch, Eliminación, Puntuación y Velocidad por equipos- y una de plata en Persecución por equipos, arrasando en su categoría y dando unas enormes sensaciones para llegar con fuerza a los Campeonatos de Europa.

Foto: RFEC

Otra corredora que, pese a su juventud, tiene ya cierta experiencia en la pista es Ainara Albert, que también será parte de la Selección española en los Europeos de Italia. Un oro y una plata avalan su paso por Tafalla. “He podido coger más experiencia y los resultados me han dado una oportunidad de estar en el Europeo. Había practicado la persecución y estoy muy contenta con la plata que logré, mi compañera Eva fue superior a mí. Después en la persecución por equipos me vi con mucha fuerza para ayudar al equipo a lograr el oro”, rememora Ainara.

Especial fue también para Ania Horcajada, que logró vestirse además con un maillot rojigualda de Campeona de España al estar en el equipo de Velocidad de la Comunidad de Madrid que se colgó el oro. Algo que, como con sus compañeras, no es más que la constatación del trabajo bien hecho: “Estuve los dos últimos meses entrenando en el velódromo de Galapagar una vez a la semana y la Federación Madrileña me dio esa oportunidad. Se queda un sabor agridulce por la plata que fue por muy poco, pero he logrado mi primer maillot de campeona de España. Sobre todo he sacado una gran experiencia y quiero correr en pista de nuevo”, explica la madrileña sobre su paso por Tafalla.

En lo que se refiere a las mayores, Carolina Esteban también fue “mejor de lo esperado” y se llevó varias “conclusiones muy positivas de aprendizaje” en esta cita que finalmente resultó tan especial para las corredoras del CC Meruelo, mientras que la murciana Irene Méndez pudo coger ritmo para la Copa de Europa de ciclismo adaptado, que tendrá lugar en dos semanas y donde volverá a ejercer como piloto de tándem.

Un fin de semana que sin duda quedará en la memoria de las corredoras y también como hito histórico del Club Ciclista Meruelo, ya que las ciclistas hicieron de su papel en Tafalla un verdadero motivo de orgullo y descubrieron una disciplina ‘nueva’ para el equipo pero que ya ha pasado a formar parte de su imaginario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

faldon2