Dos podios y una victoria colectiva en Beasain

El estreno de la Copa de España fue toda una prueba de resistencia mental para el Club Ciclista Meruelo. Una lección sobre cómo sobreponerse a las dificultades que se van planteando en carrera. Especialmente para el Río Miera-Cantabria Deporte elite y sub23, que hizo una prueba muy meritoria en Beasain. Buscando ser protagonista en todo momento, tensando en los pasos más estrechos y complicados para romper el pelotón y tratando de montar una fuga que pudiese dar problemas a las rivales. La primera meta volante también fue para el equipo, con Eva Anguela rematando un gran trabajo de todas.

Sin embargo, no siempre el trabajo luce igual de bien. Y es que en un momento de la primera subida a Lierni, todo se descontroló con una fuga de 10 corredoras cuando el Massi-Tactic, que llevaba la manija del pelotón en ese momento, dejó de trabajar delante. Así empezó una dura pugna por entrar en el grupo delantero, donde las cántabras lograron colar a Isabel Martín. Sin embargo, el paso por Olaberria iba a dinamitar también ese grupo. La noruega Vita Heine pondría un paso fortísimo en esas duras rampas, partiendo la fuga en dos.

Isabel iba a quedar relegada al segundo grupo, en el que después ganó el sprint para lograr una peleada sexta posición. Por detrás, el Río Miera-Cantabria Deporte fue capaz de recomponerse bien y logró entrar por delante en el sprint del pelotón, con Nerea Nuño (12ª) en cabeza seguida de Susana Pérez (14ª) y Eli Escursell (15ª). Tal vez quede un regusto agridulce por el resultado, pero el trabajo del equipo demuestra a la perfección el salto de nivel de esta temporada.

En cuanto a resultados, la carrera donde lució más el buen trabajo fue la manga junior. Con un Nafarroa empeñado en controlar el pelotón, bloquear fugas y llevar un ritmo rápido, las integrantes del Río Miera-Meruelo-Cantabria Deporte mantuvieron el sitio en cabeza junto a las navarras, pese a verse un poco disminuida de efectivas con la caída de Carolina Leonardo, que pudo seguir la marcha pero quedó ‘eliminada’ de la carrera.

Ya en la primera subida a Olaberria, Laura Ruiz puso un ritmo demoledor que dejó el grupo en apenas cuatro integrantes, también con su hermana Lucía. Sin embargo, en el camino a la segunda y definitiva ascensión a este alto no acabaron de entenderse, por lo que entraron otras dos corredoras por detrás. La subida final fue un recital de Laia Puigdefàbregas, que hizo valer el trabajo del Nafarroa. Se marchó en solitario y Lucía Ruiz, que sufrió mucho en la subida, se lanzó hacia abajo para acabar dando caza a una desfondada Sandra Gutiérrez y también a la francesa Feytou, a la que derrotó al sprint por el segundo puesto. Laura Ruiz, por su parte, entró cuarta en meta y se coloca tercera en la Copa. El 10º puesto de Marta Pérez dio la victoria por equipos al Río Miera-Meruelo, que encontró premio a su inmenso trabajo.

Por su parte, en la prueba cadete las corredoras estuvieron siempre atentas en el pelotón e intentando meterse en los cortes que se iban formando. En una llegada desordenada con pocas diferencias, Alba Valle fue la mejor clasificada en 20º lugar, sumando sus primeros puntos. En cuanto a las demás integrantes del equipo, María Martínez (31°), María López (34°), Naroa Supervia (43°) y Joane Gorostiza (47°) y Ariadna Valle (51ª) entraron en el grupo principal, con Kiara González y Alba Otero un poco más atrás, pero todas lograron acabar la prueba, que en muchos casos era su primera participación en Copa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

faldon2